miércoles, 11 de abril de 2007

Polonia no está tan lejos


Esta semana pasada me llegó una noticia impactante que llevo siguiendo desde hace unas semanas.

El viceprimer ministro y titular de educación, Roman Giertych, hacía la siguiente afirmación:

"Prohíbo la propaganda gay por mis creencias como hombre"

Hemos recibido agresiones homófobas por parte de numerosas personas y de algunas instituciones, pero de un ministro de un país integrado en la Union Europea sorprende y alarma enormemente.

El Ministro de Educación de Polonia junto con la Liga Polaca de Familias han propuesto una ley para “proteger” a los niños en las escuelas del país de la propaganda homosexual. Pretenden impedir que se den charlas en las escuelas sobre homosexualidad y que los propios profesores y profesoras que sean homosexuales, no puedan impartir clase.

Con la excusa de “proteger la salud, la seguridad y la integridad sexual de nuestros hijos” han iniciado una campaña contra las organizaciones homosexuales polacas porque consideran que «los colectivos gay pretenden hacer ver a los niños que la homosexualidad es algo normal, saludable y natural; algo que no es cierto».

Eso si, como otros tantos que también decían NO al matrimonio homosexual y al mismo tiempo reconocían que tenían muchos amigos gays, afirman que «en ningún caso se atacan las tendencias sexuales de nadie, que en Polonia son respetadas».

En la Unión Europea existe una directiva comunitaria que impide la discriminación por razones de orientación sexual, raza, religión o creencia. Y por lo tanto, si esta ley sigue adelante, y tiene todos los visos de seguir, Polonia estaría incumpliendo gravemente uno de los principios fundamentales de la Unión.

De momento, Elena Valenciano y Carlos Carnero, europarlamentarios del partido socialista, han planteado varias preguntas a la Comisión y al Consejo instando a este a actuar de inmediato para advertir al Gobierno de Polonia de la infracción contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas y contra los valores de igualdad, respeto y libertad de la UE.

Por otra parte, la diputada por IU Isaura Navarro ha planteado también una serie de preguntas dirigidas al Gobierno sobre las actuaciones del ejecutivo sobre este tema.

Las cosas pintan bastante mal. Los derechos fundamentales no solo de gays y lesbianas, sino de todos los ciudadanos y ciudadanas están en juego, es la libertad la que se está amenazando y precisamente siendo la Unión Europea uno de los primeros lugares donde surgieron las iniciativas a favor de los Derechos Humanos, los valores de Igualdad y Respeto a la Diversidad, es intolerable que cualquier país, miembro de la UE, plantee iniciativas contrarias a estos principios fundamentales. Sobre todo teniendo en cuenta que siendo la UE una unión de 25 países totalmente distintos, con costumbres y tradiciones distintas y en algunos casos contrapuestas y que incluso en momentos de la Historia han estado duramente enfrentados, países que han hecho precisamente de esa diversidad, de esas diferencias, un valor fundamental, es imprescindible defenderla con uñas y dientes y estar siempre atento a cualquier intento de violación.

La UE debe tomar buena nota de esta amenaza a sus valores fundamentales y actuar en consecuencia con medidas enérgicas, y de igual manera nosotros y nosotras deberíamos tomar buena nota de a quien votamos, que Polonia no está tan lejos.

3 comentarios:

Blues dijo...

Desde luego que no esta tan lejos...
Gracias por mantenernos informados, esta claro que aun queda mucho por hacer.

Lesbiana orgullosa dijo...

Es tremendo...parece mentira, desde luego, no hace tanto que aquí estábamos como en Polonia o mucho peor. Ahora que hemos conseguido tanto...no sería el momento de hacer algo por los demás? Salgamos a Europa y Latinoamérica! Hay que movilizarse y pedir compromisos a los gobiernos de los países para que acaben con este tipo de políticas.

Anónimo dijo...

El politico ese polaco deberia estar en la carcel, es un fascista de espiritu aunque su carnet ponga otra cosa. Tipos como este siempre salen defendiendo a la familia y a los niños pero realmente defienden su horrendas ideas; los fascistas de antes se justificaban en la patria y el orgullo nacional los de hoy "en la familia, los niños y la sociedad". Toma ya.